La singular devoción a Ntra. Sra. de los Remedios se hace especialmente palpable en la romería, en la que participan miles de personas en los distintos actos y cultos que en honor a la Virgen organiza cada año su Hermandad. La novena, la ofrenda de flores, el camino, la Misa de romeros, la subasta de flores, etc. son seguidos con expectación por los muchos devotos que se reúnen en torno a Ella, renovando su adhesión y cariño por la que es Hija del Padre, Madre del Hijo y Esposa del Espíritu Santo, en la solemnidad de la Santísima Trinidad que cierra en Aljaraque la exultación pascual.

La romería, que desde el año 1955 se celebra en Aljaraque en honor a su Patrona, reúne todos los elementos necesarios que la hacen merecedora de ser considera una de las mejores romerías de la provincia de Huelva. El recinto romero, enclavado en uno de los parajes de pinares más hermosos de la zona, se llena de alegría cada año en estos días que revive el encanto de las fiestas populares andaluzas y es testigo fiel del amor de Aljaraque a la Madre que durante siglos ha cuidado fielmente de sus hijos.

Como testimonio destacable y prueba del cariño hacia la Señora, está la nueva ermita construida en el pinar “Dehesa de Aljaraque”, levantada con la ayuda de muchas personas y empresas, pero sobre todo con el inestimable esfuerzo de nuestro Ayuntamiento y la colaboración de la Hermandad. Esta ermita, con casi 1.000 m2 se convierte en la segunda más grande en dimensiones de la provincia de Huelva, solamente precedida por la de Ntra. Sra. del Rocío. Fue bendecida solemnemente, para honor y gloria de nuestra Patrona, el día 6 de junio del año 2003 por el Sr. Obispo de la diócesis de Huelva el Excmo. y Rvdmo. D. Ignacio Noguer Carmona. La Virgen visita por primera vez esta, su nueva ermita, para su tradicional romería el día 15 del mismo mes y año, domingo de La Santísima Trinidad.

Durante la romería la Virgen aparece ataviada con atuendo de pastora en una carrozaza de plata tirada por bueyes y también portada a hombros por costaleros. Digno de destacar son la ofrenda de flores el ultimo día de novena, el camino y la entrada de la comitiva romera al recinto, así mismo la puja del “Clavel” reúne gran cantidad de personas; se trata de la subasta del ramo de flores que la Virgen ha portado durante toda la romería y que da opción a la Mayordomía del año siguiente.

En las casetas o enramás que se ubican en el recinto romero y donde se reúnen para convivir durante la romería los vecinos y amigos superan los dos centenares. Son edificaciones efímeras antiguamente construidas por ramas de eucaliptos, de ahí el nombre “enramás” y que hoy se construyen mayoritariamente con estructuras metálicas y toldos. En ellas los aljaraqueños muestran su hospitalidad, una característica que impera en estos días, durante los que no se escatiman gastos para agasajar a amigos, vecinos y visitantes con los mejores productos de la tierra. Así mismo es típica la numerosa caballería que utilizan los romeros en estos días, que dan el matiz andaluz y campestre complementado, como no podía ser de otra forma, por los trajes de flamenco y faralaes.